Dolor Repentino En El Colon

Isquemia intestinal Informacin general sobre el infarto intestinal

La isquemia intestinal, también llamada infarto intestinal, ocurre cuando las arterias intestinales se bloquean o estrechan, reduciendo el flujo sanguíneo. Cuando afecta al intestino delgado, se denomina isquemia mesentérica y cuando afecta al intestino grueso o colon se llama colitis isquémica. La isquemia intestinal es aguda cuándo los síntomas se presentan de forma repentina e incluyen dolor abdominal repentino e intenso, evacuaciones intestinales fuertes y con frecuencia, sensibilidad en el abdomen e hinchazón, sangre en las heces, nauseas, vómitos y fiebre. En la isquemia intestinal crónica los síntomas aparecen de forma gradual, e incluyen calambres.

Abdominales y sensación de plenitud que puede durar hasta tres horas después de la comida, dolor abdominal que empeora progresivamente, diarrea, nauseas, vómitos, flatulencias y estreñimiento. El dolor abdominal fuerte o repentino, o que le genere alguna incomodidad son motivos suficientes para consultar un médico. Consulte a su médico si sufre una pérdida considerable de sangre a través de las heces. Puede requerir una intervención quirúrgica inmediata. La isquemia intestinal se produce cuando se reduce el flujo sanguíneo a los intestinos. Esto puede ser causado por presión arterial baja o factores como la constricción de las.

Arterias o un coágulo de sangre. Existen ciertos factores que aumentan el riesgo de padecer isquemia intestinal, entre los cuales están la aterosclerosis, la acumulación de grasa en la arterias; la presión arterial demasiado alta o demasiado baja; problemas generales del corazón; el uso de medicamentos que causan que los vasos sanguíneos se dilaten y contraigan; problemas de coagulación sanguínea; y el uso de drogas. A veces la causa de la isquemia intestinal no se puede definir con claridad. La isquemia puede provocar la muerte del tejido intestinal y el estrechamiento del colon. La primera ocurre cuando el flujo de sangre hacia el intestino está bloqueado y es necesario.

Hacer una cirugía para para eliminar el tejido dañado y despejar el bloqueo, la segunda ocurre cuando la isquemia produce cicatrices y también es necesaria una intervención quirúrgica para eliminar el tejido dañado. El diagnóstico se hace a través de un tomografía o arteriografía. También se puede realizar una endoscopia, una colonoscopia o una cirugía exploratoria. El tratamiento de la isquemia intestinal depende directamente de la gravedad de la misma. El objetivo siempre será restaurar el flujo de sangre al tracto digestivo. Para reducir el riesgo es importante cambiar ciertos hábitos: dejar de fumar, hacer ejercicio.

Regularmente, controlar el peso corporal, hacer una dieta rica en frutas y fibra y controlar los problemas de salud en general. Si tiene colesterol alto, diabetes, hipertensión u otras afecciones que aumentan el riesgo de aterosclerosis, hable con su médico para controlar estas condiciones.

Pielonefritis Sntomas y tratamiento de la infeccin de rin

La pielonefritis es un tipo de infección del tracto urinario que por lo general comienza en la uretra o la vejiga y se desplaza hacia arriba a los riñones. La infección del riñón se produce cuando las bacterias entran en el tracto urinario a través de la uretra y comienzan a multiplicarse. Los factores que aumentan el riesgo incluyen una obstrucción en el tracto urinario, ser sexualmente activo, un sistema inmunológico debilitado, el uso prolongado de un catéter urinario, un daño a los nervios de la vejiga, etc. La pielonefritis crónica se observa con mayor frecuencia en pacientes con anormalidades anatómicas subyacentes que les predisponen a las infecciones en las vías urinarias y.

Los riñones. Los síntomas de la pielonefritis pueden incluir fiebre, dolor en la espalda, dolor abdominal, necesidad frecuente de orinar, sensación de ardor o dolor al orinar, sangre o pus en la orina, etc. Puede aparecer de forma repentina, o causar infecciones recurrentes. Su médico puede sospechar que usted tiene una infección de riñón basándose en los signos y síntomas. Para confirmar el diagnóstico se suele hacer un análisis de orina; el médico puede examinar una muestra de orina bajo un microscopio en busca de bacterias y leucocitos. A veces se sugiere una ecografía del riñón.

Por lo general, el tratamiento incluye antibióticos y, a menudo requiere ización. En el caso de pielonefritis crónica, puede requerir cirugía para corregir problemas anatómicos y prevenir infecciones futuras, así como otras complicaciones. Para reducir el dolor o las molestias mientras se recupera de una infección renal, trate de aplicar calor, tomar analgésicos, y beber muchos líquidos para ayudar a eliminar las bacterias a través del tracto urinario. Para reducir el riesgo de infección en los riñones, adopte medidas para prevenir las infecciones del tracto urinario como beber muchos líquidos, orinar con frecuencia, orinar.

Después del coito y lavarse cuidadosamente. Si no se trata adecuadamente, o si es crónica, puede dañar permanentemente los riñones. En los casos graves la bacteria puede propagarse a la sangre y causar una infección potencialmente mortal. Haga una cita con su médico si tiene síntomas que le preocupan, especialmente si está embarazada.

Leave a Reply